• Confederación Internacional

    de la Sociedad de San Vincente de Paùl

    30 millones de pobres ayudados en el mundo

  • Confederación Internacional

    de la Sociedad de San Vincente de Paùl

    "Quiero encerrar el mundo en una red de caridad"

Algunas oraciõnes

Oraciõn para la canonizacion del Beato Federico Ozanam

Con la esperanza de conseguir un milagro

Señor,

Has hecho del Beato Federico Ozanam un testigo del Evangelio, maravillado con el misterio de la Iglesia.
Has inspirado su lucha contra la miseria y la injusticia y le has dotado de una incansable generosidad al servicio de cualquier hombre que sufre.
En familia, se reveló hijo, hermano, esposo y padre de excepción.
En el mundo, su ardiente pasión por la verdad iluminó su pensamiento, su enseñanza y sus escritos.
A nuestra Sociedad, que concibió como una red universal de caridad, insufló el espíritu de amor, audacia e humildad heredado de San Vicente de Paúl.
En cada uno de los aspectos de su breve existencia, aparece su visión profética de la sociedad tanto como la evidencia de sus virtudes.

Por estas múltiples dotes, te damos gracias, Señor, y solicitamos – si tal es tu voluntad – la gracia de un milagro, por la intercesión del Beato Federico Ozanam.
¡Que la Iglesia proclame su santidad, tan providencial para los tiempos presentes!
Te lo rogamos por Nuestro Señor Jesucristo,

Amen.

Al principio de la reunión

¡Ven, Espíritu Santo!
R/ Llena los corazones de tus fieles,

Enciende en ellos el fuego de tu amor.
Envía tu espíritu y todo será creado
R/ Y tú renovarás la faz de la tierra

Oremos: Oh Dios, que enseñas a los corazones de los fieles con la luz del Espíritu Santo, concédenos, a través de ese mismo Espíritu, el tener el gusto de lo que es recto y el encontrar en Él nuestro consuelo y nuestro alivio. Te lo pedimos por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.

Dios te salve María…

Al final de la reunión

Padre Nuestro…

En tu bondad solícita, Señor Jesús, tú has suscitado en tu Iglesia a San Vicente de Paúl como apóstol de tu ardiente caridad. Derrama en tus servidores la llama del amor. Que por amor hacia ti, ellos dan, sin contar lo que tienen, a los que no tienen, y acaban dándose a sí mismos, tú que reinas con el Padre y el Espíritu Santo, Dios por los siglos de los siglos. Amén.

En tu gran bondad, Señor Jesús, concede tu gracia a los benefactores de nuestra Sociedad, tú que prometes el céntuplo y el Reino a los que hacen la misericordia en tu nombre. Amén.
Al abrigo de tu misericordia, nos refugiamos, Santa Madre de Dios. No desprecies nuestras oraciones cuando estemos en la adversidad, y líbranos de todos los peligros. Virgen gloriosa, Madre Bienaventurada.

Sagrado Corazón de Jesús
R/ Ten piedad de nosotros

Oh María sin pecado concebida
R/ Ruega por nosotros que recurrimos a ti

San José
R/ Ruega por nosotros

San Vicente de Paúl,
R/ Ruega por nosotros

Santa Luisa de Marillac
R/ Ruega por nosotros

Beato Federico Ozanam
R/ Ruega por nosotros