• Confederación Internacional

    de la Sociedad de San Vincente de Paùl

    30 millones de pobres ayudados en el mundo

  • Confederación Internacional

    de la Sociedad de San Vincente de Paùl

    "Quiero encerrar el mundo en una red de caridad"

Volver a la lista

Nepal, 2 años después del seísmo devastador, la SSVP participa activamente en la reconstrucción.

12 mayo 2017 Noticias de los Consejos

Nepal, 2 años después del seísmo devastador, la SSVP participa activamente en la reconstrucción.

El pasado 26 de abril, Nepal conmemoraba el recuerdo de las víctimas de los 2 seísmos que, 2 años antes, borraron del mapa decenas de pueblos y cubrieron de luto al país.

En 2 años, la situación general de los damnificados ha mejorado muy lentamente: la reconstrucción va despacio, ralentizada por obstáculos logísticos: escasez de material y de medios humanos, cortes de corriente. La rehabilitación de las infraestructuras necesarias para reanudar las actividades, tales como la red vial, está con retraso y algunos pueblos siguen todavía aislados del mundo.

Una colaboración con Caritas

Después de haber participado activamente en los auxilios de urgencia ya desde el día siguiente a la catástrofe, los responsables regionales de la Sociedad de San Vicente de Paúl han tomado rápidamente la iniciativa de una colaboración con Caritas, a fin de reforzar la eficacia sobre el terreno y eludir los obstáculos administrativos. Gracias a un acuerdo firmado en junio de 2016, Caritas y la SSVP se han asociado en un proyecto de reconstrucción de casas. De conformidad con este acuerdo, la SSVP se compromete con un presupuesto 772.000 $ financiado por la CIAD (Comisión Internacional de Ayuda y Desarrollo), gracias a las colectas vicentinas a favor de los damnificados.

Con el acuerdo del gobierno nepalí, Caritas ha identificado una zona especialmente afectada por la réplica del terremoto del 12 de mayo de 2015, en términos de pérdidas humanas y destrucciones: en el distrito de Dolakha, las comunidades de desarrollo de los pueblos de Orang y Bulung, encaminándose más en particular a 5 barrios más afectados. El proyecto tiene como objetivo 310 familias a las que se ayudará material y financieramente para la reconstrucción de sus viviendas.

En cada barrio, se formó un comité de reconstrucción para supervisar el programa. Los beneficiarios están muy implicados: ayudan a resolver los problemas que surgen en la comunidad, identifican los hogares que reconstruyen su casa y los que no lo hacen.

Se ha erigido una casa de demostración que responde  a las normas anti-sísmicas para que sirva de modelo. Se han organizado sesiones de formación para los albañiles y para las familias que reciben asistencia, impartidas por un técnico de Caritas Nepal que aporta sus conocimientos en aspectos clave de la reconstrucción. (Elección del solar, planos etc…)

El apoyo de Malasia

Paralelamente, Malasia que está hermanada con Nepal, ha lanzado una llamada de solidaridad afin de reunir fondos, ropa y material destinados a los nepalís para protegerse del frío, a la espera de la reconstrucción de las viviendas.  Se ha organizado una visita para reunirse con los vicentinos nepalís y evaluar mejor las necesidades. El viaje, supervisado por Elizabeth Loo (Coordinadora Nacional de Hermanamientos para Malasia) tuvo lugar en septiembre de 2016. El programa de una semana incluía una sesión de formación así como visitas a las familias en Katmandú, Godavari y Baniyatar, lo que permitió a los vicentinos tener una idea general de la utilización de los fondos enviados. También habían llevado en sus equipajes ropa de lana, material informático, y la cantidad de 13.600 RM (3.100 USD) fruto de colectas. Muy rápidamente, los visitantes calibraron el nivel de pobreza y de indigencia de sus homólogos nepalís, pero también la extraordinaria entrega hacia los demás de la que daban pruebas. Para Anne Haslam (Conferencia Cristo Rey – Sungai Petanie Malasia), es una experiencia rica en lecciones: « Sí, al principio, nosotros pensábamos que podríamos enseñar algo a nuestros amigos nepalís, en seguida nos dimos cuenta de que los papeles estaban invertidos y que éramos nosotros los que más teníamos que aprender de ellos. Desde el primer día, tras la llegada a Katmandú, todo fue una experiencia de humildad y de aprendizaje. Regresamos mucho más humildes, con mayor voluntad y más inspiración para servir a los menos favorecidos »*.

En este país en el que los católicos son ampliamente minoritarios (8.000 en una población de 30 millones de habitantes) la Sociedad de San Vicente de Paúl cuenta actualmente con 13 conferencias y desarrolla su servicio hacia los pobres, gracias al apoyo de Malasia y al trabajo hecho en colaboración con las otras organizaciones católicas

*Leer el testimonio completo (en inglés) > http://www.ssvp.org.my/wordpress/mission-trip-to-nepal/