• Confederación Internacional

    de la Sociedad de San Vincente de Paùl

    30 millones de pobres ayudados en el mundo

  • Confederación Internacional

    de la Sociedad de San Vincente de Paùl

    "Quiero encerrar el mundo en una red de caridad"

Volver a la lista

Una Peregrinación que Recordar

31 agosto 2017 Noticias de los Consejos Témoignage

Una Peregrinación que Recordar

Unos cincuenta peregrinos de Líbano, de los cuales veintitrés pertenecen a la Juventud SSVP, viajaron a Francia del 22 de julio al 1 de Agosto de 2017 para visitar muchos lugares que fueron muy significativos en la vida de San Vicente de Paúl. Esta peregrinación, organizada por la Congregación de la Misión de los padres Lazaristas, estaba encaminada a tener una idea de conjunto de la vida del citado Santo quien, en su viaje desde la infancia hasta el sacerdocio, respondió y siguió la voluntad del Padre.    

Según el Sr. Said Safar, Coordinador de la Juventud SSVP en Líbano, ellos pasaron momentos de calidad todos juntos durante los 12 días del viaje, yendo a ciudades como Chatillon, Folleville, Paris y Lurdes. De acuerdo con sus palabras, la peregrinación fue muy enriquecedora tanto en los aspectos prácticos como en los espirituales.

En el aspecto práctico: Para ayudar a sufragar los gastos a los miembros de la SSVP, durante la preparación, ellos organizaron un proyecto de recaudación de fondos. Con la ayuda de Dios, el proyecto cubre la mayor parte de los gastos. Verdaderamente, cuando Dios envía provee lo necesario.

En el aspecto espiritual: El Sr. Safar se emocionó profundamente en dos de los muchos lugares a los que fueron. Primero, en Lurdes, el sitio donde la Virgen María se apareció a Santa Bernadette Soubirou. Este lugar era el más sucio de la ciudad ya que allí se vertían las basuras. Sabiendo esto le hizo darse cuenta que el Señor le decía que no temiera pues Él está siempre dispuesto a revelarse incluso en el lugar más sucio y en el lado más oscuro de su vida.

El segundo lugar que le produjo un gran impacto fue Folleville, donde San Vicente de Paúl experimentó profundamente a Dios al reconocer las necesidades espirituales de los pobres. Al reflexionar sobre ello, el Sr. Safar fue consciente de que no se debía desanimar aun cuando sentía una aridez espiritual en su vida porque Dios, incluso después de 17 años, tocó la vida de San Vicente de Paúl mediante el encuentro del santo con el pobre. A lo largo de su vida, San Vicente fue capaz de ver a Jesús en los muchos rostros de los pobres; realmente un auténtico encuentro transformador con el Señor. Dándose cuenta de que la persona que tenía enfrente no era una persona ordinaria, San Vicente de Paul pudo recibir la Buena Nueva de la salvación, y desde ese momento en adelante, abrazó plenamente y recibió una nueva vida en Cristo y, así, su vida se transformó.

Realmente, esta ha sido una peregrinación que recordar, y que quedará para siempre alojada en los corazones de los peregrinos

Ellos tuvieron ocasión de caminar siguiendo los pasos de San Vicente de Paúl y tener una visión de conjunto de cómo él fue verdaderamente un servidor de Dios. Es de esperar que, mediante la gracia de Dios, esto les consolidará como comunidad de jóvenes voluntarios vicentinos que llevarán el amor de Cristo cuando sirvan a los más pobres de los pobres.