• Confederación Internacional

    de la Sociedad de San Vincente de Paùl

    30 millones de pobres ayudados en el mundo

  • Confederación Internacional

    de la Sociedad de San Vincente de Paùl

    "Quiero encerrar el mundo en una red de caridad"

Volver a la lista

Lectura Espiritual del Domingo 12 de noviembre

06 noviembre 2017 Noticias del CGI

Lectura Espiritual del Domingo 12 de noviembre

Semana del 6 de noviembre (referencia: lecturas del domingo 12 de noviembre)

32º Domingo del Tiempo Ordinario - Lecturas: 1Ts 4,13-18; Mt 25,1-13

La perseverancia es una virtud vicentina que nos prepara para la venida del Señor

Reflexión vicentina

El Evangelio de esta semana relata la famosa parábola de las diez vírgenes: las cinco prudentes y las cinco imprudentes. Es una parábola que relata muy bien la virtud vicenciana de la perseverancia. Para San Vicente de Paúl, la perseverancia, el empeño, es el "amor encendido", que significa la pasión de trabajar incansablemente para cumplir nuestra misión, para "transformar los corazones", para servir a los pobres, para evangelizar, y para alentar a otros a hacer el bien.

Todas las diez vírgenes se prepararon para el matrimonio y estaban muy motivadas para participar de la fiesta. La diferencia fue que cinco de ellas se prepararon mejor: ellas se planearon para los posibles imprevistos, la responsabilidad de tener lámparas encendidas durante la ceremonia del matrimonio: en esto debían estar preocupadas y por ello debían prepararse.

Prepararse puede tener algunas consecuencias importantes. En primer lugar, saber exactamente nuestra responsabilidad. A veces ponemos atención en muchas cosas que son periféricas, poco importantes para nuestra misión. Por ejemplo, muy probablemente, las vírgenes estaban preocupadas por la fiesta y no en el hecho de tener suficiente aceite para que las lámparas estuvieran encendidas a partir del momento en que el novio llegase. Otras veces, nos preocupamos por las actividades de los demás, tratando de juzgar a los demás, en lugar de estar atentos a mejorar nuestra misión. Esto justifica el hecho de que las vírgenes prudentes no compartieron el aceite extra que tenían con las imprudentes: si hubieran compartido, habría el riesgo de que ninguna de las diez tendría las lámparas encendidas y la fiesta sería un desastre. En otras ocasiones, pensamos que podríamos realizar cosas "más nobles" de lo que hacemos y, en lugar de preocuparnos por nuestra misión, nos preocupamos por lo que podríamos hacer si tuviéramos una función de mayor responsabilidad: nos olvidamos de que, Si Dios nos ha dado la función que tenemos, es para que la realicemos en plenitud.

En segundo lugar, prepararse también significa prever imprevistos. Hay cosas que pueden suceder en medio de la ejecución de nuestras tareas que no podemos predecir. En el caso de las vírgenes, sucedió que el novio se retrasó. Pero sólo consiguieron entrar en la fiesta, las vírgenes que llevaron aceite de repuesto; Las otras tuvieron que ir a comprar cuando el novio llegó.

En tercer lugar, la preparación requiere creatividad para ajustarnos a los imprevistos. Si las vírgenes imprudentes pensaron que podría haber poco aceite porque el novio estaba tardando, en vez de contar con el aceite de las prudentes, ellas podrían haber apagado sus lámparas y no haber gastado de más, estando atentas para encender sus lámparas cuando el novio llegase. Así, cinco lámparas podrían haber quedado encendidas hasta la llegada del novio y las diez encendidas para la fiesta.

San Vicente está considerado el Patrón universal de las obras de caridad. Él planeaba con precisión sus proyectos y los ajustaba con innovación, escuchando los Pobres y sus imprevistos. Esto era lo que él llamaba la virtud del celo, de la perseverancia.

En nuestras visitas a los asistidos y en las obras especiales de la SSVP, no podemos ser imprudentes. Es necesario ser como las cinco vírgenes prudentes: ser precavidos, planificadores e innovadores. Conozco a vicentinos que son muy efectivos en su trabajo, pero no utilizan lo que aprenden profesionalmente en sus funciones en la SSVP: tienen una especie de amnesia profesional cuando trabajan para la SSVP. Tenemos que ser modernos e innovadores, para hacer que la SSVP sea cada vez más relevante en el mundo en que vivimos, ya sea a través de la acción práctica, ya sea a través de la evangelización.