• Confederación Internacional

    de la Sociedad de San Vincente de Paùl

    30 millones de pobres ayudados en el mundo

  • Confederación Internacional

    de la Sociedad de San Vincente de Paùl

    "Quiero encerrar el mundo en una red de caridad"

Volver a la lista

Lectura Espiritual del domingo 6 de agosto

31 julio 2017 Noticias del CGI Lectura espiritual

Lectura Espiritual del domingo 6 de agosto

Semana del 31 de julio de 2017 (referencia: lecturas del domingo 6 de agosto)

Transfiguración del Señor

Lecturas: 2Ped 1,16-19; Mt 17,1-9

“Este es mi Hijo amado, en quien me complazco; escuchadle”

Reflexión vicentina

Esta semana celebramos la "Transfiguración del Señor Jesús".

Transfigurar significa cambiar de figura, de apariencia. Merece la pena analizar en qué "figura" se transformó Jesús. El Evangelio de Mateo nos dice que "su rostro brilló como el sol; y sus ropas quedaron blancas como la luz. Por lo tanto, aparece aquí la importancia de la luz. La luz que ilumina el camino, la luz que elimina la oscuridad de nuestras almas, la luz que da la energía para olvidar la tristeza y continuar el camino, la luz que nos permite leer y escribir. Para quien tiene vista, es imposible imaginar la vida sin luz. Muchas veces no nos damos cuenta de su importancia; Sólo cuando no la tenemos es que le damos el debido valor.

¡Jesús se transforma en luz! Es interesante el hecho de que Moisés y Elías aparecen cerca de Jesús y una voz del cielo dice: "Este es mi Hijo amado, en el cual me complazco. ¡Escuchadle! ". Un importante mensaje se estaba proclamando: Era sabido todo lo que de Moisés y Elías se había narrado en el Antiguo Testamento, pero el Hijo de Dios es Jesús; Él es la luz; ¡Él es quien debe ser escuchado!

Es curioso cómo vivimos buscando epifanías (eventos fuertes de la manifestación de Dios en nuestra vida). Vivimos queriendo ser los elegidos, como fueron Pedro, Santiago y Juan, los cuales Jesús "tomó consigo y llevó a un lugar aparte, sobre una alta montaña". Vivimos queriendo que Jesús se transfigure en tantas cosas: en una casa nueva, en una curación milagrosa, en el cambio de una persona que nos hace el mal. Y eso es absolutamente humano, porque la búsqueda de la transformación, del cambio interior, es que nos lleva adelante en la vida. Pero a menudo Jesús se presenta en nuestra vida como luz y no prestamos mucha atención, no entendemos bien lo que pasa, exactamente como pasó con Pedro, que, con toda buena intención, propuso construir tiendas para Jesús, Moisés y Elías. Pero el mensaje no era la construcción de tiendas, o de mantener las tiendas que ya poseemos: el mensaje era de centrarnos en la luz, entender la luz, escuchar la luz... y abandonar todo lo demás.

Como en muchas otras ocasiones, Jesús se da cuenta que los apóstoles estaban llenos de temor, sin entender nada de aquel fenómeno espeluznante y les dice que no tengan miedo. Era como si estuviera diciendo: no tengáis miedo porque la luz fue mostrada especialmente a vosotros tres, para que lo entendieran. Jesús le dice que sólo contasen lo que vieron después de la Resurrección. Y así lo hizo Pedro, en su carta escrita mucho tiempo después.

Como vicentinos, vale la pena pensar cuántas veces Jesús se transforma delante de nosotros, en la casa del Pobre que asistimos. ¿Cuántas veces llegamos donde está el Pobre llenos de miedo; Miedo de nuestras inseguridades, de nuestros fracasos, de nuestro futuro; A veces tenemos miedo incluso del Pobre que servimos, pensando que nos va a engañar, que nos va a utilizar para obtener cosas materiales. ¿Jesús no está dentro de la casa del asistido, mostrándonos la luz, diciendo que Él es el Hijo amado? ¿Jesús no se transfigura en la persona del Pobre en cada visita, pidiendo que le escuchemos, diciendo que Él - el Pobre - es el Hijo amado en quien Dios se complace?

No necesitamos más epifanías: cada encuentro con el asistido es una epifanía y nos invita a cambiar de vida y seguir la luz de Cristo.