• Confederación Internacional

    de la Sociedad de San Vincente de Paùl

    30 millones de pobres ayudados en el mundo

  • Confederación Internacional

    de la Sociedad de San Vincente de Paùl

    "Quiero encerrar el mundo en una red de caridad"

Volver a la lista

Llamada a generosidad para el ‘Fondo Internacional de Solidaridad’

26 julio 2017 Noticias del CGI Aide et développement

Llamada a generosidad para el ‘Fondo Internacional de Solidaridad’

Para poder responder a las múltiples solicitaciones de la CIAD (Comisión Internacional de Ayuda y Desarrollo), Renato Lima de Oliveira – Presidente General – y Bertrand Ousset – Presidente de la CIAD, apelan en una carta a la generosidad de los Vicentinos del mundo para alimentar el  Fondo International de Solidaridad.

Queridos Hermanos y Hermanas,

Nuestro planeta está cada vez más afectado por los repetidos desajustes climáticos y por los conflictos regionales que se multiplican; las catástrofes humanitarias resultantes se acumulan, algunas son objeto de una fuerte visibilidad mediática y muchas otras suceden en el olvido y el desconocimiento de la opinión pública mundial. 

Hasta ahora, la Sociedad de San Vicente de Paúl ha tratado de lanzar uno a uno los llamamientos para recaudar donativos a fin de aliviar el sufrimiento, reconstruir y revivir un desarrollo sostenible en los países y regiones afectadas; lo seguirá haciendo para desastres de proporciones nacionales.

Pero se acude a la Sociedad de San Vicente de Paúl para hacer frente a numerosas crisis humanitarias regionales, a veces endémicas, casi siempre ignoradas por los medios de comunicación y que sumergen en un desamparo duradero a decenas o incluso cientos de miles de personas; he aquí algunos ejemplos no exhaustivos, para los que el CGI no inició un llamamiento de ayuda específico.

En marzo de 2017, Madagascar fue azotada por el ciclón Enawo que ha dejado sin vida al menos a 78 personas, ha dejado 300.000 damnificados y destruido cerca del 30% de las cosechas. Esto sucede después de la sequía que, a finales de 2016, dejaba a 850.000 personas en una situación de grave inseguridad alimentaria, y luego vino un diluvio que devastó la isla de Tulear, en la que 1.200 personas se ahogaron el 18 de enero de 2017.

En Perú, las lluvias torrenciales causadas por El niño provocaron inundaciones, avalanchas y deslizamientos de lodo, cuyo balance general se situó en 75 muertos y más de 625.000 personas afectadas, de las que 70.000 perdieron sus hogares. La Villa Infantil Federico Ozanam, orfanato de la SSVP, resultó inundada y tuvo que ser evacuada.

Un seísmo de magnitud 6,4 sacudió el norte de la isla de Sumatra, en Indonesia, el 7 de diciembre de 2016. 97 personas perecieron en la catástrofe y decenas de edificios quedaron destruidos. Otro seísmo había sacudido la isla en junio de 2016.

En la República Democrática del Congo, país duramente afectado por una crisis humanitaria sin precedentes, las lluvias torrenciales causaron una gran crecida del río Kalamu, en el mes de diciembre, en Boma: al menos 50 muertos, 13 personas desaparecidas, 24.160 damnificadas, entre los que había 4.077 hombres, 4.275 mujeres y 15.808 niños, así como un gran número de infraestructuras dañadas; asimismo, las lluvias torrenciales causaron inundaciones en Kinshasa, en febrero.

En abril de 2016, se produjo un terremoto en Ecuador: afectó la zona costera, causando destrucciones hasta en la capital económica del país, Guayaquil. Las víctimas son muy numerosas: 668 muertos, 8 desaparecidos, 6.274 heridos y más de 29.067 personas sin hogar.

También en abril de 2016, hubo lluvias torrenciales en el norte y el centro de Malawi, que provocaron inundaciones, y obligaron al Presidente a declarar el estado de emergencia. Las consecuencias de las lluvias torrenciales que azotaron el norte y el centro de Malawi son importantes. Costaron la vida a al menos una decena de personas y provocaron el desplazamiento de cientos de personas. Se derrumbaron casas, y las letrinas fueron arrastradas, lo que hace surgir una preocupación sanitaria.

En el capítulo de catástrofes humanitarias, no hace falta recordar la situación en Oriente Medio, donde decenas de miles de personas están amenazados, perseguidos, expulsadas de sus hogares en Irak o Siria, desplazadas dentro de su país huyendo, sobre todo hacia Líbano, o tratando de quedarse en su país con el apoyo de la SSVP local.

La República Centroafricana está sumergida en la guerra y la desolación. El país está sumido en un conflicto interno que lo lleva a la deriva. El país ha caído en la violencia y la inseguridad: asesinatos, torturas, violaciones, linchamientos, desplazamientos forzados, saqueos, incendios y destrucción de pueblos cristianos. Las milicias han quitado la vida ya a varios miles de civiles cristianos, saqueado e incendiado miles de casas e iniciado un ciclo de violencia del que el país no ha salido. En este caos, la población civil está en primera línea: 2’2 millones de personas necesitan asistencia humanitaria inmediata, 1’4 millones de desplazados desde 2013, 2 millones viven en la inseguridad alimentaria

Seis años después de su independencia, Sudán del Sur está al borde de la crisis humanitaria más grave de África debido a la guerra civil que existe desde 2013 con una violencia extrema: masacres, violaciones, reclutamiento de niños soldados han provocado el desplazamiento de 2’3 millones de personas en el país, y la huida de 500.000 personas hacia los países limítrofes. En enero, se declaró un incendio en uno de los numerosos campos en los que interviene la SSVP. El 20 de febrero de 2017, el gobierno de Sudán del Sur declaró el estado de hambruna en varias zonas del país

Desde 1950, Uganda acoge a refugiados que huyen de los conflictos vecinos. Ruandeses somalís, burundeses, congoleños o sudaneses del sur, son casi 540.000 personas que se han quedado en la ciudad o en las zonas rurales, y el flujo continúa. La SSVP de Uganda sirve a refugiados en numerosos campos y también se enfrenta a frecuentes catástrofes naturales.

En Venezuela, la crisis política ha sumido al país en una profunda crisis económica, con una escasez que afecta al 68% de los productos básicos y una inflación incontrolable. En el país, 9’6 millones de venezolanos - casi un tercio de la población – sólo comen una o dos comidas como máximo al día. La pobreza afectaba al 81’8% de los hogares en 2016, cerca de nueve puntos más que en el 2015, según una encuesta sobre las condiciones de vida realizada por un grupo de universidades.

Es para estas misiones desconocidas, olvidadas o incluso ocultas, que no logran movilizar donantes, cuando en realidad afectan a un total de millones de personas, que les proponemos organizar una colecta de donativos para alimentar un Fondo Internacional de Solidaridad que permita a la CIAD, Comisión Internacional de Ayuda de la SSVP-CGI, dar respuesta a múltiples solicitudes que recibe. Esta colecta podría ser renovada anualmente.

Encontrarán como documento adjunto, un folleto explicativo y el balance de las acciones y proyectos financiados por la Comisión en el año 2016.

Esta campaña para recaudar donativos podría llamarse...

OPERACIÓN CATASTROFES DESCONOCIDAS

 

Sirviendo en Esperenza.

 

 

signature-Renato

signature

Renato LIMA DE OLIVEIRA

16° Presidente General

Bertrand OUSSET

Presidente de la CIAD

Descargar:

> Presentación de la CIAD (pdf, 446,12 Ko)

> Formulario de asignación de donativos (pdf, 39,23 Ko)

> Carta y banca cuenta (pdf, 131,13 Ko)

-